El Cordero de Dios

(Juan 1:29)  El siguiente día ve Juan á Jesús que venía á él, y dice: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

En el Antiguo Testamento nosotros podemos leer lo siguiente:

(Isa 53:4-7) Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Más El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el SEÑOR hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros. Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, no abrió El su boca.

Esa profecía se cumplió en el Señor Jesús y el literalmente fue el cordero de Dios que fue sacrificado por nuestros pecados, la figura del cordero es muy significativa porque Dios ordenó que se tomara “un cordero de un año, sin defecto, para holocausto” (Lev. 9:3), por otro lado se sacrificaba un cordero por la mañana y otro por la tarde (Números. 28:4); también al comienzo de cada mes (Números. 28:11). Así mismo uno en cada día de la Pascua (Números. 28:16–24). Igualmente en la fiesta de Pentecostés (Números. 28:26–30) y por último se ofrecían corderos en el día de la Expiación (Números. 29:7–10). Todo este sacrificio de corderos apuntaban al Mesías es decir a Cristo, de quien profetizo Isaías cientos de años antes de que realmente ocurriera.

Ahora con relación al ofrecimiento de un cordero en la pascua, el apóstol Pablo dice lo siguiente: (1Corintios 5:7)  Limpiad la levadura vieja para que seáis masa nueva, así como lo sois, sin levadura. Porque aun Cristo, nuestra Pascua, ha sido sacrificado.

Esta analogía es tan importante porque así como el pueblo Judío antes de su salida de la esclavitud de Egipto hacia la libertad, hacia la tierra prometida tuvieron que sacrificar un cordero sin mancha, para nosotros Dios sacrificó a su Hijo (nuestro cordero) sin pecado, santo y sin mancha para libertarnos de la esclavitud del diablo, del pecado y de este sistema llamado mundo.

Toda esta figura de un cordero y de ser sacrificado por los pecados del pueblo es lo que Dios llevo a cabo para poder ofrecer la salvación como un regalo a todos aquellos que el había predestinado, para ser herederos de esta tan grande salvación (Efesios 1:5) como dice el apóstol Pedro, inspirado por el Espíritu Santo:

(1Pe 1:17-21)  Y si invocáis como Padre a aquel que imparcialmente juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor durante el tiempo de vuestra peregrinación; sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo.

Porque El estaba preparado desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos por amor a vosotros que por medio de El sois creyentes en Dios, que le resucitó de entre los muertos y le dio gloria, de manera que vuestra fe y esperanza sean en Dios.

La única forma en que Dios podía justificar a un pecador es que Su Justicia, por causa de Su Santidad fuera aplicada y satisfecha en alguien que tuviera santidad absoluta y fuera sin pecado, no solo eso sino que también además de ser 100% humano fuera 100% divino, en otras palabras nadie que no fuera Dios mismo podría justificar al hombre pecador, solo Dios puede justificar al hombre pecador debido a que su norma, su ley moral y su santidad es tan elevada que solo es posible ser cumplida por Dios mismo quien la promulgo.

Sigue leyendo el siguiente artículo: Jesús la resurrección y la vida

Artículo anterior: Dios hecho hombre

¿Te confrontó, te retó? no esperes más y ¡compártelo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>