Desenmascarando al G12

El Movimiento G12

El G12 y el nuevo orden mundial

Toda la Verdad sobre el G12:

El propósito del estudio es que los creyentes se den cuenta de los peligros que acechan al pueblo de Dios y de las cosas que en nombre de Dios y del Evangelio se están introduciendo en las iglesias por la desidia y la ignorancia de muchos de sus pastores, ancianos u obispos que están muy ocupados en muchas cosas que no corresponden con su responsabilidad y que como consecuencia de ello, no solamente no tienen el conocimiento para denunciar errores, por lo mucho que ignoran, sino que también han perdido la capacidad de discernir, es decir de ver más allá de lo que hay en muchos movimientos modernos. También, por su falta de valentía al no atreverse a confrontar a hermanos y amigos que «han caído presos de estas nuevas enseñanzas» que pueden terminar en “nuevas” herejías que causen confusión, desasosiego y división dentro del Pueblo de Dios:

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

SocialTwist Tell-a-Friend

6 Comments

  • Alejandra

    May 04, 2009

    Reply

    HOla mi nombre es Alejandra y soy de la iglesia de Ensenada en Argentina!! Necesitaba Conseguir el Libro DESENMASCARANDO AL G12... Como podria hacer para conseguirlo?? Por favor contesten mi emai1!! Hello my name is ALejandra I belong to the church in Ensenada ..Argentina!! I need to get the Book... DESENMASCARANDO AL G12... How could I get it? ? Please write me back!!

  • Anibal

    Sep 25, 2009

    Reply

    El Negocio de la Salvación En estos tiempos sorprende la “aparición” repentina de “ciertas congregaciones” que, a pesar de su corta existencia, gozan de una popularidad casi innata. Una de ellas es la Iglesia Universal del Reino de Dios - IURD (en nuestro país conocida como iglesia “Pare de Sufrir”). Y la citamos porque ha sido notorio el escándalo en el que se ha visto envuelta, a partir de que los medios de comunicación de Brasil informasen sobre nuevas denuncias contra su pastor-fundador Edir Macedo por conspiración y lavado de dinero. Lo anterior no debe sorprendernos, pues en ciertas iglesias mal llamadas “evangélicas” hay pastores que, movidos por la ambición de poder, dinero y fama, vienen recurriendo a estratagemas singulares. Así, por ejemplo, dicen a la feligresía, para alimentar el cuento de la “siembra y la cosecha”, que para recibir primero tienen que dar cierta cantidad de dinero, luego de lo cual el Señor les devolverá el doble. Imagínese tal embuste que hacen a la gente, la cual, por su falta de conocimiento de la Palabra, cae rápidamente. La falta de conocimiento bíblico y teológico en las congregaciones que fácilmente son llevadas “por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Efesios 4:14), hace que este mal vaya cada día en aumento. Y esto que menciono queda observado por el doctor Donald Smith, rector del Seminario Evangélico de Lima – SEL: “Podemos estar en el inicio de una segunda época medieval en Latinoamérica, donde ya existen sermones sin biblias y sin libros; todo se viene trasmitiendo oralmente”. Si hacemos un estudio retrospectivo de la época medieval (siglos V al XV), podremos percatarnos de que, en dicho momento histórico, las creencias se trasmitían oralmente de clérigos a feligreses debido a que no había biblias, libros de teología y de cultura general al alcance de las personas. En definitiva, fue una época donde la Iglesia Católica tuvo su apogeo en trasmitir sus tradiciones, creencias y conspiraciones a través de sus “símbolos de fe” como el crucifijo, las imágenes de María y de los apóstoles, y, en lo económico, la venta de indulgencias (por citar sólo una). En la época actual surge algo paradójico: habiendo biblias, libros y mucha información tecnológica está viviéndose como en los tiempos medievales, pues mucha gente va en pos de movimientos religiosos nada sustentados en la Palabra de Dios. Prueba de ello es lo que se comenta respecto de la iglesia “Pare de Sufrir” en cuanto a su “trabajo evangelístico”. Se informa que dicha “iglesia”, para ganar más adeptos, acumular poder económico y fama, vende “objetos de fe” como el agua (supuestamente) del río Jordán, el manto sagrado, el aceite de oliva de Israel, la cruz iluminada, las rosas, entre otros. Situación parecida está sucediendo en algunas iglesias evangélicas que lucran económica y numéricamente con el negocio de los encuentros. Para lograr esto, sus líderes dicen frases manipuladores como: “Si no vas al encuentro no eres cristiano, no puedes ser miembro de la iglesia, y mucho menos puedes tomar un ministerio”. Otro de sus embustes consiste en la práctica de las regresiones en las que se induce a las personas a recuerdos que corresponden -dicen- al momento en que estaban en las entrañas de sus madres. Y todo esto con el fin supuesto de perdonar a sus progenitoras porque no quisieron traerlas al mundo. Otras de las prácticas que se fomentan en estos famosos encuentros son perdonar a los muertos, perdonar aun a Dios, hacer pactos de silencio, escribir los pecados en papelitos y clavarlos en una cruz. En relación a lo económico predican que el diezmo ya no es un acto de adoración sino una semilla que hay que plantar “para que Dios te devuelva multiplicado”. Ni qué decir de los mercenarios del evangelio que trafican con la fe a través de radiomaratones y teletones, lo cual se refleja en la posesión de carros de lujo, chofer y guardaespaldas por parte de ciertos “pastores”. Por otro lado, en cuanto al gobierno eclesiástico es sorprendente el hecho de que estas iglesias no tienen una junta administrativa o si la tienen es sólo mera pantalla, ya que el “pastor” o el “apóstol” deciden todo sin rendir cuentas a nadie. Ante esto es claro que vivimos en un mundo posmoderno donde el enemigo se mueve a sus anchas, haciendo creer a la gente en doctrinas que proceden de hombres. Entonces, amado hermano lector, considero que si queremos llegar a un verdadero cristianismo tenemos que volver al estudio diligente y serio de la Palabra de Dios que se refleje en nuestra vida cumpliendo así el deseo de Dios con cada uno de sus hijos. ¡Dios nos guarde!

  • Eliezer

    Nov 25, 2009

    Reply

    El movimiento sigue las tendencias contemporáneas de interpretación, mas específicamente la subjetividad y relatividad de la interpretación y aplicación de los textos bíblicos. De hecho, tanto el Modelo como el Encuentro parecerían ser bíblicos, si consideramos el volumen de citas y alusiones a textos bíblicos que ofrecen. Naturalmente, los participantes y proponentes del modelo también afirman que su base teológica es la inerrancia de las Escrituras, y que son aceptadas como regla de fe y práctica. La diferencia está en sus principios de interpretación. que son errados y extrabiblicos.

  • Allen

    Nov 25, 2009

    Reply

    Mi corazón está triste hoy debido al daño que el movimiento G-12 ha causado en la iglesia cristiana. Cometí el error de creer las mentiras del G-12 sin antes investigar cuidadosamente las creencias y enseñanzas del mismo. Lo que una vez fue una iglesia sólida y amorosa, es hoy una iglesia dividida que todavía precisará tomar mucho tiempo para ser restaurada y sanada. Muchos miembros permanecen sin pastor y sin guía espiritual.

  • Robert

    Nov 25, 2009

    Reply

    Luego de muchos años en el ministerio y buscando mayores resultados numéricos, cometí el error de enamorarme del G-12 y sus reclamos. Se me dijo que las creencias doctrinales y las denominaciones no eran importantes y que el movimiento podía adaptarse a cualquier iglesia. Entonces entré en lo que es un nuevo sistema sin entender lo que realmente era. Poco a poco durante dos años me sentía más y más inseguro al tiempo en que percibía que el G-12 no era de Dios.

  • Diana

    Nov 25, 2009

    Reply

    Alejandra si quiere puedes escribirme y te digo como conseguir el libro, o escribele directamente a la autora del libro. (919) 295-4186.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>